martes, 17 de agosto de 2010

L'amour et l´ deception,septima parte.

10 años después:

Me retire del escenario con una ovación El show en Paris había sido un éxito, y junto a mi banda, nos dirigimos al camarín para cambiarnos, y luego salir a cenar con todo el equipo de producción. Luego de unas cervezas entre amigos, conocidos, y algunos fans que lograron colarse en el bar, me fui cansado hacia mi habitación en el hotel.
La habitación que me había alquilado en el Hotel Du Louvre era verdaderamente un desastre. Muchas botellas, recuerdos de la noche anterior en la cual me había embriagado hasta casi terminar con un coma alcohólico. El ser una estrella de rock, con fama y dinero, no querían decir que era muy afortunado en el amor y muchas veces, el pensar en eso, simplemente me ponía mal, y comenzaba a beber, en un vano intento de ahogar aquella pena que desde hacia mucho me tenia a mal traer. Me recosté en el sommier de dos plazas, que en ese momento estaba despojado de sabanas y frazadas, quedando el colchón al descubierto. A pesar de todo el éxito que había logrado, por alguna extraña razón, sentía como si faltara algo en mi vida. Si bien, habían pasado 10 largos años de aquel día allá en Paris, todavía pensaba en ella. Pensar que me fui de Paris sin saber que pudo haber pasado con ella. Y desde el día en que recibí aquella carta suya, hasta el día de hoy, que la seguía buscando. Gracias al éxito de la banda que forme, logre recorrer todo el mundo con las giras internacionales. Al llegar a Francia, los recuerdos se hicieron mas presentes que nunca. Y ella que no aparecía por ningún lado. Tome por debajo de la almohada la carta de María. La leí una vez más. Y una vez más, hasta que finalmente me quede dormido.
El día que siguió era el más tranquilo dentro de la gira. No teníamos presentación hasta la noche siguiente. Luego de desayunar con el equipo, hice un saludo general y salí a caminar por las calles aledañas al hotel.
Paris había cambiado mucho me di cuenta. La arquitectura de los años 60`s había sido sustituida por fachadas de casas mas modernas, un cambio de estilo radical dije para mis adentros.
Sin darme cuenta llegué a Champs Elysess. Mi corazón comenzó a latir mucho mas rápidamente. Comencé a caminar sin propósito alguno, pero muy en el fondo sabia que quería llegar al lugar donde había visto a María por ultima vez. Como era de esperarse, no había nadie allí. Mi corazón parecía estar quebrado. Todo el tiempo que paso y yo que no podía olvidarla un segundo.
Seguí caminando, sin rumbo fijo, hasta que llegué a orillas del Sena. Mirando los pequeños catamaranes repletos de pasajeros, divise en la otra orilla una cabellera negra.
Mi corazón se paro en seco. Era como una ilusión óptica me dije a mi mismo. No podía ser ella.





Ahora si,la proxima,ya se termina.

5 comentarios:

•eMe• dijo...

Coco (el perro ¿?), sabes una cosa?
Me gusta como escribis y tu historia de me atrapo. ^^
Así que avisa cuando este la octava parte.

Zona de Promesas dijo...

Buenisimo! me gusto mucho esta parte. Quiero saber como sigue che; pensar que la historia la escribiste hace mucho y ahora mira cómo creció!!!

Melo * dijo...

escribi YA la ultima,o cobras

pd: muy bueno :D

Bris! dijo...

La verdad que está mu copada tu historia, y dan ganas de seguir leyendo :), asi q segui nomas. Un beso grande!

Marina Belén dijo...

aaaah me encanta me encanta♥
Súper romántico :)