martes, 23 de julio de 2013

Acorazado.

Y de pronto,me di cuenta que deje de ser esa persona cálida y afectuosa con el otro. Alguien atento,que cuida las palabras,cariñoso,quizás un tanto naif y romántico. Hoy me miro en el espejo y me hago la pregunta que muchas madrugadas en sueños apareció en mi cabeza: ¿Esto es el resultado de las malas relaciones?
Estoy hecho una roca. No quiero salir de la coraza. Mi mente es una revolucion,en donde el debate principal gira en torno del amor.
Quiero volver a sentir,pero tengo miedo a sentir. Miedo a querer. Miedo a dejarme llevar. Miedo a salir y encarar.
Soy una roca. Un acorazado.

1 comentario:

Caro dijo...

Son procesos, todos pasamos por ello, y aunque des una oportunidad y no resulta, quedan los buenos recuerdos, pero sobre todo la experiencia.
Animate, no dejés pasar oportunidades por culpa de miedos...